Tendencias EdTech

Entrevista a Crack The Code, programación para niños y adolescentes

Presentamos una nueva edición de nuestras entrevistas a miembros de la comunidad de educadores online. Hoy conoceremos a Tomás Moreno, Product Owner de Crack The Code, una academia de programación en línea para niños y adolescentes.

STALLIONS TEACHERS: ¿Qué es Crack The Code?

Tomás: Crack The Code es una academia de programación que apunta a cubrir una brecha educacional que existe hoy en las escuelas. Muchas veces no le enseñan a los alumnos conceptos de pensamiento computacional o programación hasta que muestran una inclinación por el tema a una edad más adulta. Nosotros lo que buscamos es saldar esa brecha y acompañar, con nuestra oferta de cursos, a los niños desde los 5 años hasta una edad pre-universitaria.

Queremos que de forma lúdica nuestros alumnos puedan aprender los principios computacionales e incorporen este nuevo lenguaje. En su momento lo típico era aprender inglés o el manejo de programas como Excel o PowerPoint. Nosotros creemos que hoy eso ya quedó viejo y el mundo exige otra cosa. Saber programar a una edad temprana no solamente te amplía la visión sino que también abre muchísimas puertas con respecto a la empleabilidad.

En un principio, Crack The Code tenía una modalidad presencial pero con la pandemia transicionamos a un modelo completamente virtual. Hoy ofrecemos una mezcla de clases sincrónicas con profesores expertos, muchos de ellos con una orientación de pedagogía infantil, con un servicio on-demand de materiales de estudio. Nuestro estilo de enseñanza usa muchos recursos lúdicos, queremos que los chicos se diviertan en las clases, que sea algo que los motive y estimule.

STALLIONS TEACHERS: ¿Qué te suma aprender de programación más allá de la empleabilidad? ¿Vale la pena aprender este lenguaje aunque no quieras ser programador?

Tomás: Hay un concepto esencial en nuestro trabajo y tiene que ver con transformar usuarios de tecnología en creadores de tecnología. En los chicos esto se ve mucho más claro porque ellos nacen en un entorno donde lo digital es la norma. Nosotros queremos que además de interactuar en forma pasiva con estos dispositivos, puedan usarlos para crear. Un creador de tecnología además de disfrutar de un videojuego, puede crear uno propio, por ejemplo.

Por otro lado, el pensamiento computacional es de gran ayuda en la vida cotidiana. Tiene que ver con ser estructurado, seguir pasos para lograr un objetivo y mantener el orden. Estos principios que son esenciales para programar pueden ser aplicados a cualquier tarea o proceso de nuestro día a día. Es una gran habilidad que beneficia a cualquiera, sin importar si trabajas en programación o no.

STALLIONS TEACHERS: En su caso, el usuario es el niño pero el cliente es el padre. ¿Qué desafíos les presenta esta dicotomía?

Tomás: Al trabajar con niños, especialmente los más chicos, la colaboración de los padres es esencial. Es por ello que uno de nuestros grandes desafíos es educarlos, hacerles entender lo importante y beneficioso que es que sus hijos aprendan programación. Más allá de que muchos padres hoy se plantean esta necesidad, aún falta mucho por recorrer. Especialmente porque a diferencia de otras materias más tradicionales como matemática o historia, lo más probable es que la mayoría de los padres no tengan experiencia en programación. Esto hace que el acompañamiento sea más difícil y complejo, por eso es algo en lo que trabajamos muchísimo.

Si te interesan mucho las academias de programación, te invitamos a leer este Stallions Original que escribimos sobre las oportunidades y desafíos del sector.

En Stallions queremos ayudarte a ser el mejor educador que puedas ser y potenciar tu academia online. Conocemos la industria de la educación en línea y queremos trabajar contigo para encontrar herramientas a tu medida. Ya sean soluciones de marketing digital, tecnología o producto, estamos convencidos de que podemos ayudarte. Puedes agendar una reunión con nosotros haciendo click aquí.

.