Quiero armar mi academia de cero

¿Cómo ponerle precio a tus cursos?

Una de las partes más difíciles en cualquier emprendimiento es ponerle el precio a un producto. Un precio muy bajo te puede hacer parecer poco valioso, y uno muy alto muy pretencioso o prohibitivo. Los cursos online no son la excepción, por eso en este artículo vamos a analizar porqué es importante encontrar el precio justo. También te compartimos una lista de factores a considerar a la hora de ponerle un precio a tus cursos.

¿Por qué el precio indicado es importante?

El momento de ponerle precio a tu curso es uno de los más difíciles para muchos educadores. Es el momento en el cual le damos un valor numérico y tangible a algo que hemos creado con mucho trabajo y esfuerzo. Poner el precio indicado ayudará a equilibrar las expectativas de tus alumnos con lo que estás ofreciendo.

Siendo los creadores del material y estando tan cerca, muchas veces corremos el riesgo de que el precio sea un reflejo de nosotros. Si nos genera miedo que haya poco interés en lo que ofrecemos, podemos pensar que ponerle un precio bajo es la respuesta. Si creemos que nuestro curso es muy valioso, podemos ponerle un precio alto que no se corresponda con el mercado.

Es importante aclarar que no está mal usar precios altos o bajos, simplemente hay que entender la ocasión. Los precios bajos, bien usados, pueden ser excelentes herramientas de marketing. Un precio alto puede ayudar a que nuestro curso de calidad se diferencie de la competencia. 

A continuación les compartimos una lista de características de su curso que pueden ayudarles a encontrar el precio justo.

1- Duración de tu curso

Obviamente que la calidad del contenido de tu curso es muy importante, pero eso no significa que la duración no lo sea. Es importante que si tu curso tiene una duración mayor a lo normal, esto se vea reflejado en tu precio.

2 – Tu competencia

Es muy importante aprender quién es tu competencia y qué está haciendo antes de poner el precio. Una rápida vista al mercado te dará una idea de cuánto cuestan los cursos similares a los tuyos hoy en día. En base a eso, tú podrás decidir si quieres compartir esa franja de precio, proponerte como una opción más accesible o premium.

3- El valor del resultado

Es importante preguntarte qué ganarán tus estudiantes al finalizar su curso. Una vez que sepas la respuesta, intenta ponerle un valor. Puede ser que ganen más tiempo, mejores calificaciones, nuevas oportunidades laborales o inclusive que ahorren dinero. Ponerle un número a los resultados que brindas te puede ayudar a saber cuánto vale lo que ofreces.

4- Tu credibilidad y autoridad

Es importante entender si eres considerado una autoridad en tu campo. En el caso de que lo seas, pero la gente no lo sepa, es importante comunicarlo. Presenta tus logros, premios y currículum junto con la información de tu curso. Cuanta más experiencia y prestigio tengas como profesional, educador o docente, mayor será el valor de lo que ofreces.

5- El costo de las alternativas

Intenta pensar cómo conseguirían tus estudiantes lo que estás ofreciendo si no lo hicieran contigo. ¿Pueden aprender lo que tú enseñas en otra parte? ¿Cuánto les costaría? Entender el costo de la alternativa a tu curso te dará un marco y te ayudará a empatizar con tus estudiantes.

En conclusión, es muy importante encontrar el precio indicado para tus cursos. El precio justo, refleja correctamente el valor del curso y ayuda a que las expectativas de tus alumnos sean coherentes con lo que ofreces. Hay varios factores que pueden servirte a la hora de poner un precio. Tanto la duración del curso, los precios de tus competidores, el valor del resultado, el costo de las alternativas, tu credibilidad y prestigio son características a tener en cuenta.

¿Les ha costado ponerle precio a sus cursos? ¿Qué herramienta o método les ha sido útil?

¡Hasta la próxima!

.